Saltar al contenido

Dolor de Oído

Dolor de Oído

De todos los dolores corporales que existen, los hay muchos y muy heterogéneos; en especial los que afectan a la cabeza, ya que son los que nos lo hacen pasar peor. De entre todos los tipos de dolor que pueden aparecer; los que tienen que ver con tener el oído inflamado o derivados del dolor en la garganta al tragar; son los más peligrosos y comúnmente se les conoce como Otitis o dolor de Oído.

Oído de un hombre

El dolor de oído tiene muchos orígenes

Muchas de las causas asociadas al dolor de oído son producto de infecciones en el oído propiamente dicho, o en una parte próxima al mismo. 

Los senos paranasales o la garganta, pueden producir un oído inflamado y tapado. Las infecciones en la garganta que producen dolor al tragar, producen esta clase de afecciones.

Oído de una niña

Aunque el dolor de oído transitorio puede ser causado por cambios de presión o un acceso reiterado de tos, esto no causa una patología prolongada. 

También pueden causarlo las alergias y la inmunodepresión presente en pacientes diabéticos, por ejemplo. Por lo que se debe vigilar si hay algún síntoma que indique gravedad, como la supuración, la afonía o la obstrucción nasal crónica.

¿En qué casos hay que asistir al médico?

El sentido común es lo que más nos puede ayudar, no obstante, cuando los síntomas se repitan; se debe acudir a especialistas en el Oído, Nariz y Garganta. No obstante, hay señales que nos pueden dar atisbos, como el enrojecimiento alrededor del oído; la inflamación del conducto auditivo, la garganta o los senos paranasales, ergo, la supuración del oído o el goteo de la nariz acompañada de dolor.

¿Qué se debe esperar de un médico?

El especialista del Oído se encargará de hacerte una auscultación pormenorizada del oído; y más aún cuando se trata de dolor de oído en niños, ya que en los niños, los casos suelen ser más preocupantes y las causas son más complicadas. 

Dibujo de un oído

En el caso del dolor de oído en adultos, los síntomas se expresan de forma más específica.

En ambos casos se harán varios exámenes de rutina, como la otoscopia, la exploración minuciosa de la cabeza, el cuello, nariz con una laringoscopia, con los que se podrá proporcionar el diagnóstico. Si este diagnóstico no es acertado para el especialista; se buscarán otros exámenes y pruebas complementarias, para descartar, laceraciones, tumores o problemas maxilofaciales que también pueden ser causa del padecimiento.

¿Es tratable el dolor crónico?

El dolor de oído es tratable, generalmente se alivia con fármacos por vía oral, como antiinflamatorios no esteroideos, antibióticos, gotas Óticas o hasta paracetamol.

Existen casos más complicados, donde hay que colocar drenajes, para extraer las secreciones y hasta casos que ameriten intervención quirúrgica. Pero en todo caso, hay que estar atento y saber que es bueno para los riñones cuando duelen; pues no se sabe cuándo nos llegará el momento.

Remedios caseros para el dolor de oído

Oído de un hombre

Para rescindir ese dolor de oídos circunstancial; causado por alergias o de alguna infección leve, se puede usar el aceite de Alcaravea, de Flores de Saúco o Hojas de Eucalipto; tomadas como infusión o como gotas óticas, son grandes antisépticos y mucolíticos. Se conoce la acción antibacteriana, antiviral y antiinflamatoria de las flores de Gordolobo maceradas en aceite de oliva o el té tomado 2 veces al día; la infusión de Orégano aplicada en gotas en el oído y finalmente la harina de Fenogreco y Lino aplicada como cataplasma externa en los oídos.

El dolor de oído suele aparecer repentinamente, por lo que ante los primeros síntomas se deben tomar las precauciones necesarias y estar atento a la aparición de más síntomas, que indiquen una causa más compleja, por lo demás, el mejor consejo debe ser consultar al médico especialista, antes de que se causen complicaciones a largo plazo.

[ssba-buttons][simple-author-box]